Aumentar el nivel de satisfacción del cliente (estudiante y empresa).
Ajustar eficazmente los programas de formación a las necesidades de las partes interesadas.
Fortalecer la competencia de los funcionarios y docentes, así, como la infraestructura y equipos tecnológicos.
Incrementar eficientemente la capacidad de respuesta de cada uno de los procesos para cumplir requisitos.
Implementar mecanismos de innovación y creatividad como instrumento de desarrollo institucional.